Presidencia de Pacheco

1. Resumen Biográfico de Don Gregorio Pacheco.

2. Elección Presidencial; Los Partidos Políticos.

3. Administración de Pacheco.

4. Actividades electorales para la sucesión presidencial.

1. Resumen Biográfico de Don Gregorio Pacheco. — Don Gregorio Pacheco nació en 1823, en el cantón de Libi-Libi, Provincia de Sur Chichas del Departamento de Potosí.  Muy joven abandonó sus estudios para dedicarse al comercio.  A los 22 años se trasladó a Europa donde adquirió mayor experiencia en los negocios.  A su vuelta, en 1855 organizó una sociedad industrial para explotar las minas de “Guadalupe” y “Portugalete”, obteniendo enormes ganancias.  Como resultado de sus magníficos trabajos de su inteligente y laborioso esfuerzo. Pacheco llegó a ser uno de los capitalistas mineros más acaudalados del país.

El escritor Tomás O‘Connor d'Arlach, dice de él en su semblanza personal: “Era de alta estatura, delgado de cutis blanco y pelo rubio, usaba sólo bigotes, vestía siempre sencillo pero elegante.  Era de un trato simpático, jovial alegre, muy generoso, sagaz y amable; cualidades a las que debía la gran popularidad de que disfrutaba”.

Años más tarde, Pacheco en compañía de su esposa la dama tarijeña doña Corma Aparicio y su familia se estableció en la ciudad de Sucre donde adquirió hermosas propiedades y montó una casa que era casi un palacio en la que se congregaba la alta sociedad chuquisaqueña.

Tuvo el tino, de emplear su fortuna en obras de beneficencia social, lo que le dio una gran influencia que fácilmente se transformó con los primeros propósitos en posibilidades políticas.

En 1862 fue elegido munícipe y dos años más tarde, diputado nacional.

Fue miembro de la Convención Nacional de 1880.

Finalmente, elegido Presidente de la República en 1884, cumplió con relativa tranquilidad su período constitucional hasta 1888.  Luego se retiró a la vida privada, dedicándose a administrar su fortuna notablemente disminuida.  Murió en 1909 en su hacienda Tatasi de la Provincia Sud Chichas.

2. Elecciones Presidenciales; Los Partidos Políticos. — Al aproximarse la terminación del período presidencial del General Cam-pero, se iniciaron las actividades políticas y eleccionarias para designar al sucesor en el gobierno de la República.  Con este motivo aparecieron por primera vez en el país partidos políticos caracterizados por ciertos principios doctrinales pues, hasta entonces sólo las personas de los caudillos políticos habían diferenciado unos grupos de otros.

Así fue como se organizaron tres partidos: el partido demócrata que auspició la candidatura presidencial de Don Gregorio Pacheco; el partido Conservador o Constitucional que designó como candidato al Dr. Aniceto Arce y el partido Liberal que proclamó al General Eliodoro Camacho.

Tanto en los preparativos electorales como en las elecciones mismas, el gobierno asumió una actitud imparcial que le honra, pues, a pesar de ser amigo personal e íntimo camarada del General Camacho, el presidente Campero respetó la libertad de sufragio y presidió una de las elecciones más correctas que tuvo el país. Aprovechando de esta libertad, los candidatos Pacheco y Arce, ambos de gran fortuna, apelaron al más desembozado cohecho, oponiendo como dicen los historiadores “el cheque contra el cheque”.

Realizadas las votaciones y hecho el escrutinio, se tuvo el siguiente resultado: 11.800 votos en favor de Pacheco; 10.000 votos por Arce y 8.000 votos para Camacho.  Según las leyes vigentes, el presidente electo debía lograr la mayoría absoluta, es decir que, sobre 30.000 electores inscritos en aquella ocasión, debía obtener por lo menos 15.000.  No habiendo llegado a esta cifra ninguno de los aspirantes, correspondió al Congreso también, en cumplimiento de disposiciones previstas para tales casos, designar de entre los tres candidatos que hubieran obtenido más sufragios al futuro Presidente de la República.

Pero el resultado de “la elección congresal era igualmente dudoso porque cada uno de los candidatos contaba con un sector más o menos igual de representantes; pero la cuestión no tardó en ser resuelta en favor de Pacheco mediante un pacto entre los partidarios de éste y los de Arce.  Los dos sectores parlamentarios aliados y formando mayoría eligieron a Pacheco por 47 votos contra 29 que obtuvo Camacho (1 de septiembre de 1884).

Como Primer Vicepresidente fue elegido el Dr. Mariano Baptista y Segundo Vice, el Dr. Jorge Oblitas.  En virtud de todo esto, el nuevo gobierno asumió el poder el 3 de septiembre del mismo año.

3. Administración De Pacheco. — En general, la administración de don Gregorio Pacheco ha sido una de las más tranquilas de la vida política de Bolivia, aunque también es cierto que fue una de las más mediocres, pues durante este período no se acometió ninguna obra notable.

El nuevo gobernante quiso demostrar ecuanimidad en su política llamando a los altos cargos públicos a los mejores ciudadanos sin tomar en cuenta su afiliación política.  También quiso conquistarse la adhesión del Ejército, pero para ello tuvo la debilidad de halagar imprudentemente a la soldadesca visitándola en sus cuarteles para distribuirle obsequios y licor autorizando a que los soldados le dirigieran personalmente sus quejas y reclamaciones sin seguir el conducto regular, con tocio lo cual destruyó la disciplina militar.

Estando reunido el Congreso de 1884 fue considerado y aprobado el tratado de tregua con Chile.

El 2 de octubre fue entregado a la sociedad filantrópica San Vicente de Paul el edificio del Manicomio Pacheco, construido en Sucre con fondos particulares del Presidente y cuyo costo fue cerca de 120.000 pesos.

El gobierno autorizó la creación del Banco Paceño y del Banco Potosino con facultades para emitir billetes de 1 a 100 pesos, pero a condición de que el papel emitido no pase del 150 por ciento del capital real.

El 16 de julio de 1885 fue fundado Puerto Pacheco en la margen boliviana del río Paraguay.  Esta fundación la realizó el industrial boliviano don Miguel Suárez Arana a quien se le había provisto del personal y elementos necesarios.  Los fundadores, ingresando por el Plata a bordo del vapor “Bolivia”, pasaron por Asunción el 4 de julio y siguieron aguas arriba del río Paraguay hasta encontrar en territorio boliviano el sitio adecuado para levantar la población que debía servir para la vinculación del Oriente con la salida fluvial reconocida como auténticamente boliviana fue sin embargo ocupada intempestivamente por el Paraguay el año 1883.

Otro acto del gobierno de Pacheco fue la adhesión oficial de Bolivia a la Convención de la Unión Postal Universal, por intermedio del respectivo plenipotenciario boliviano, el 21 de marzo de 1885.

En fecha 4 de diciembre del mismo año fue dividida la provincia de Lípez en Nor y Sud Lípez.  También se inició en La Paz la construcción de la Penitenciaría Nacional o Panóptico y se estableció en esta ciudad la Oficina Central de Correos en cumplimiento de la Convención Postal Universal.

El 22 de octubre de 1886 se realizó el censo urbano de la ciudad de La Paz que dio una cantidad de 68.188 habitantes.

Se encomendó al explorador Arturo Thowar la exploración del curso superior del río Paraguay.  En 1887 se firmó un tratado de límites con el Paraguay entre los diplomáticos Tamayo y Acebal.

El gobierno de Pacheco tuvo la iniciativa de organizar un concurso de tratados de geografía departamental con premios pecuniarios.

En 1887 fue creado en la ciudad de Sucre el Banco Garantizador de Valores con un capital no-minal de 1 millón de bolivianos.  El mismo año fue promulgada la ley que establece las oficinas de Derechos Reales en todas las capitales de departamentos con el fin de registrar y garantizar legalmente dos derechos de propiedad sobre los bienes inmuebles.

Los últimos meses de la administración de Pacheco se encomendó a una misión científica presidida por el ingeniero brasileño Julio Pinkas el trabajo de determinar la posición astronómica de la ciudad de Sucre. Finalmente, se inauguró en La Paz el alumbrado eléctrico mediante arcos voltaicos.

La única iniciativa de orden político que tuvo el gobierno de Pacheco fue la de querer restringir la reunión del congreso para que solamente se reuniera cada dos años, iniciativa que no tuvo acogida.

4. Actividades Electorales. — Cuando llegaba a su término la presidencia de Pacheco se renovaron los empeños de los partidos políticos con el propósito de llevar a sus respectivos jefes a la silla presidencial.  Esta vez se presentaron dos fuerzas políticas bastante equilibradas en su poderío; la una formada por los partidos Nacional y Demócrata que unidas en virtud del anterior pacto habían proclamado la candidatura del Dr. Aniceto Arce y la otra constituida por el partido Liberal que había probado su creciente popularidad en las últimas elecciones municipales y que tenía por jefe y candidato al General Eliodoro Camacho.

El mes de febrero de 1888 se reunieron los jefes de ambos partidos, Arce y Camacho, en el pueblo de Paria y a iniciativa del segundo realizaron tres conferencias para entrar de acuerdo conciliatorio que puede resumirse en los siguientes puntos: 1º confección de una candidatura presidencial única formada por Arce como Presidente y Camacho como Vice-presidente; 2º que después de dos años de gobierno el Presidente Arce cedería a Camacho la mitad restante del período de gobierno.  Estas condiciones fueron rechazadas por el candidato Arce, alegando que era inconstitucional y que no tenía derecho a imponer a sus partidarios un Vicepresidente cuando ya éstos habían proclamado a los señores José Manuel del Carpió y Félix Reyes Ortiz como candidatos para la primera y segunda vicepresidencia.  La irreductible actitud de Arce se fundaba sobre todo en que contaba por su parte con el apoyo oficial de Pacheco quien estaba obligado a cumplir sus compromisos en virtud de los cuales los partidarios de Arce habían contribuido a elección de aquél, y, además, contaba con el influjo de su gran fortuna para ganar partidarios y votos mediante el cohecho.  Ante esta actitud el General Camacho se retiró de las conferencias de Paria dejando entender amenazadoramente que el partido Liberal que se considera la mayoría del país no se resignaría a contemplar impasible un triunfo electoral que se consiguiera con la imposición oficial y el dinero.

La situación de los partidos se hizo mucho más crítica con la actitud de sus respectivos jefes.  Las veladas amenazas del jefe liberal inquietaron al gobierno.  El Presidente Pacheco dejando el gobierno en manos del Primer Vice se puso en campaña a la cabeza del Ejército con una parte de las tropas se sitió en La Paz mientras el Segundo Vice, Jorge Oblitas, con otra parte del Ejército se posesionaba en Oruro. Al amparo de este despliegue de fuerza oficial los coaligados de Arce se entregaron a preparar la elección empleando los medios más ilícitos.  Por su parte, los liberales atemorizados por la desventajosa situación parecieron haber perdido el empuje.

Efectuadas las elecciones, el candidato Arce alcanzó más de 35.000 votos, en tanto que Camacho apenas logró algo más de 7.000 sufragios.

El 6 de agosto de 1888 el Presidente Pacheco leyó ante el Congreso su último mensaje y pocos días más tarde transmitió el mando al candidato electo, con lo cual quedó cumplido el pacto entre Pacheco y Arce realizado en 1884.

Etiquetas