La Emancipación – Movimientos Libertarios en América

El despotismo hispano

La primera causa para la independencia se encuentra en el despotismo con que España gobernó sus colonias, imponiendo instituciones, impuestos, monopolios en su favor, y no permitiendo que esas regiones pudieran aspirar a crear industrias propias.  Estaba coartada la libertad de comercio y buena parte de los privilegios y cargos del gobierno correspondían a los españoles, salvo contadas excepciones y era terrible el estado de sometimiento a que había quedado postrada la mayoría indígena, lo que ocasionó varias insurrecciones anteriores.

Otra razón importante es la “mayoría de edad” a que ya habían llegado los americanos, que se sentían perfectamente capaces de administrar sus propios asuntos, sin ninguna tutela.

Las nuevas doctrinas

En los claustros universitarios se discutían también las doctrinas del Padre Francisco Suárez, divulgadas por los jesuitas en las Universidades, y las de Santo Tomás de Aquino, acerca de la soberanía popular.  Como ambos eran autores aprobados por la Iglesia, las autoridades no se daban cuenta del trasfondo revolucionario de esas teorías.

Y a estas causas se añade el fermento de las ideas de “libertad, hermandad y fraternidad” que proclamó la revolución francesa contra la monarquía (1779); así como los ideales republicanos y democráticos de la revolución que realizaron los norteamericanos dirigidos por el General George Washington, contra el imperialismo inglés que hasta entonces los oprimiera (1782).

Dibujo - George Washington - Movimientos libertarios en América - ibolivia.net

Goerge Washingtong

Las ideas de los enciclopedistas franceses habíanse difundido entre los sudamericanos cultos, sobre todo en los ambientes universitarios, al igual que la forma de gobierno que adoptaron los norteamericanos.

La situación en España

Las causas inmediatas, de carácter político, que apresuraron los acontecimientos, pueden resumirse así: consolidada la revolución francesa (que costó la vida al Rey Luis XVI y a sus familiares) y proclamada la República, ésta, gracias a Napoleón Bonaparte, se transformó en imperio.

El Rey Carlos IV y su familia, pintura de Goya - Movimientos libertarios en América - ibolivia.net

El Rey Carlos IV y su familia, pintura de Goya 

Las tropas francesas invadieron a España, capturaron al Rey Carlos IV y a su hijo Fernando VII (en cuyo favor dimitió el primero) remitiéndolos a Francia.  Napoleón puso en su lugar, a su propio hermano, José, proclamándolo Rey de España.  En Sevilla se formó una Junta para gobernar el país mientras durara el exilio de los Borbones; y el país quedó dividido entre “carlistas”, “fernandistas” y también “bonapartistas” dispuestos a colaborar con los franceses. Todo el sistema español que se basaba en la fidelidad al monarca, se vio así sacudido hasta los cimientos y de esa circunstancia se aprovecharon los americanos para proclamar su mayoría de edad y su derecho a la independencia.

 

Napoleón Bonaparte invade España - Movimientos libertarios en América - ibolivia.net

Napoleón Bonaparte, emperador de los franceses, invade a España.

La noticia de la invasión napoleónica a España y el destierro de los monarcas se difundió en el continente y en cada intendencia o virreinato empezaron también a formarse juntas bajo el pretexto de seguir luchando en favor de la restauración de Fernando VII, pero en realidad, para promover la autonomía de las colonias.

Los universitarios de Charcas

En este movimiento, los universitarios de Charcas, que, como hemos visto, provenían de diversas partes del continente, Buenos Aires, Cuzco, Asunción, etc. tuvieron un gran papel, como propagandistas de los “derechos del hombre” que se habían proclamado años atrás en Francia, y de los ideales republicanos de Norteamérica.  Ellos, en sus reuniones en los claustros de San Francisco Xavier y de la Academia Carolina, habían puesto ya hacía tiempo en tela de juicio, la legitimidad del gobierno colonial y la necesidad de que los pueblos del continente, eligieran sus formas de gobierno y administraran sus asuntos, de acuerdo a sus propios intereses.

Estas discusiones las mantenían, naturalmente, en privado, por temor a la delación y organizaban clubes a los que invitaban solamente a quienes compartían sus ideas, sin imaginarse que los acontecimientos se precipitarían vertiginosamente.

Lectura

La revolución alto peruana

Historiadores y sociólogos autorizados están conformes en admitir las razones económicas como determinantes del fenómeno de la independencia de América Hispana.  No obstante que la presencia de la casa de Borbón en el trono de España se caracterizó por un cambio fundamental en la orientación de la política económica de la Península con relación a las colonias y que modificó el tráfico marítimo que antes se hacía exclusivamente por Panamá, abriendo nuevas rutas al comercio americano e implantando medidas liberales para limitar el contrabando, en realidad no se abolió el monopolio ni se permitió el intercambio con las demás potencias...

Mucho se ha hablado de la influencia de las ideas de la revolución francesa y de las doctrinas de los enciclopedistas en la preparación del espíritu revolucionario hispanoamericano.  Más lógico sería atribuir al descontento general contra las malas autoridades y contra los privilegios, la mayor proporción del fermento sedicioso que se formaba entre la población criolla y mestiza.  El clero, especialmente, que quizá era el único elemento que alcanzaba cierto grado de cultura, veía con disgusto que las mitras y las prebendas recaían preferentemente en los peninsulares.  Esto explica el hecho de que, entre los más prominentes revolucionarios, existiera una fuerte proporción de clérigos... Los intereses y las pasiones serán siempre los móviles que impulsan a los hombres a las más arriesgadas empresas; y si a ello se agregan los ideales, aunque sólo alienten en el pecho de contados seres superiores, se tendrá una idea de la raíz psicológica de las grandes transformaciones sociales que se operan a poco que se presenten circunstancias favorables.  El grado de degradación a que había llegado la monarquía española, por otra parte, contribuía no poco a que la corona perdiera su prestigio en las colonias y que se aflojaran los vínculos con la metrópoli.

Enrique Finot “Nueva Historia de Bolivia”

Temas para la reflexión las tríplices del buen vivir

Hay tres cosas que gobernar: El genio, la lengua y la conducta.

Hay tres cosas que amar:  El valor, la mansedumbre y el afecto.

Hay tres cosas que odiar:  La crueldad, la arrogancia y la ingratitud.

Hay tres cosas que gozar: La franqueza, la libertad y la belleza.

Hay tres cosas que desear:  La salud, la amistad y la nobleza de espíritu.

Hay tres cosas que evitar: La ociosidad, la locuacidad y el chismorreo.

Hay tres cosas que admirar: La sabiduría, la dignidad y la gracia.

Tres cosas sobre las que se debe meditar: La vida, la muerte y la eternidad.

De cabeza al diccionario

Averigua y anota el significado de las siguientes palabras: Fermento. - Fidelidad. - Delación. - Mitra. - Prebenda. - Psicológico. - Degradación. - Coartada.

Cuestionario

1. ¿Cuál es la primera causa para la independencia de las colonias americanas?

2. ¿Qué ideas políticas conocían ya los americanos, que los impulsaban a la autonomía?

3. ¿Qué acontecimientos políticos mundiales influyeron como antecedentes deja independencia y el gobierno republicano?

4. ¿Cuál fue la razón inmediata, que tuvo lugar en España?

5. ¿Qué causas económicas motivaron la independencia?

Tareas individuales o en equipo

Redactar monografías sobre la revolución francesa, la independencia norteamericana, la Casa de Borbón, los Enciclopedistas.

Y ahora en broma....

Hemos insistido en este texto, en consultar cuantas veces se pueda, el diccionario, a fin de entender y hablar siempre con corrección.  Hay muchos que, por ignorancia, confunden las cosas y por eso es bueno recordar que:

No es lo mismo ensalzar un hecho sintomático que una salsa hecha sin tomate.

No es lo mismo movimientos sísmicos que seis micos en movimiento.

No es lo mismo un caso paradójico que un cojo parado en casa.

No es lo mismo la razón de estado que el estado de la razón.

No es lo mismo un escarabajo negro que un negro boca abajo.

No es lo mismo Enrique IV que el cuarto de Enrique.

Etiquetas
.

Relacionados

Hemos visto que uno de los elementos básicos para la constitución de un Estado, además del territorio y el poder público, es el pueblo.  Conocemos también la distinción entre población y pueblo.  El primer concepto tiene que ver con la demografía y se refiere al número de habitantes, a su división en edades, sexos, actividades económicas, etc.  En cambio, el pueblo, es la comunidad organizada, con derechos y deberes civiles y políticos.  El poder público se forma por el voto de los ciudadanos.

El Estado

Hemos visto que el hombre, por su inteligencia y también por su inermidad ante los elementos naturales y ante los animales, procuró siempre vivir en comunidad, y así, desde la más lejana antigüedad encontramos grupos familiares, clanes, tribus, etc.  El Estado moderno no es más que la culminación de ese proceso y podemos compararlo a una gran familia.

Después del triunfo en Junín y Ayacucho, el Mariscal Sucre, recibió de Bolívar la orden de ingresar- al Alto Perú, donde el Gral. Pedro Olañeta aún permanecía con su ejército realista. En la población de Puno, Sucre conversó con el Dr. Casimiro Olañeta quien le hizo conocer el criterio de las provincias que formaban el Alto Perú, de erigirse en república independiente.

1783 – Nace, en Caracas, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad de Bolívar y Palacios.

1810 – Se forma en Caracas la primera Junta de Gobierno.  Francisco de Miranda llega a Caracas, llamado por Bolívar.

1811 – Proclamación de la Independencia.  Francisco de Miranda es derrotado por los realistas y capitula.

1812 – Bolívar se exilia en Curazao.  Triunfo patriota en Tenerife, luego en el Valle de Upar y Laguna Zapatoza.

San Martin y el ejército de Los Andes

José de San Martín, el libertador argentino, fue educado en España, donde siguió la carrera de las armas y posteriormente, alcanzó el grado de teniente coronel por su valor frente a las tropas napoleónicas.  De España, viajó a Londres, donde ingresó a la “Gran reunión americana”, grupo político alentado por el precursor venezolano Francisco de Miranda, y al que también pertenecía el chileno Bernardo O'Higgins.

No habiendo logrado los dos primeros ejércitos auxiliares argentinos sus objetivos, se ganaron más bien la animadversión de los habitantes del Alto Perú por las tropelías y abusos que cometieron sus soldados.  Surgió entonces una nueva forma de lucha, a la que se entregaron los altoperuanos, obligados por la desesperación: la de las guerrillas.

Grupos de combatientes, con pocas armas, arrebatadas muchas veces al enemigo, ocupaban una región a la que llamaban “republiqueta” y hostilizaban incansablemente a las tropas regulares españolas, debilitándolas cada vez más.

Los Ejércitos Auxiliares Argentinos

Varios alto peruanos tuvieron papel importante en la revolución de Buenos Aires, cuya primera junta Gubernativa fue presidida por el potosino Cornelio Saavedra (1810).  El movimiento de Buenos Aires fue secundado de inmediato por Cochabamba, ciudad que reconoció la autoridad de esa capital.  Esteban Arze y otros patriotas tomaron la plaza y en los campos de Aroma, derrotaron a los realistas.

Charcas

Imaginemos una obra de teatro, para poder entender bien a los personajes que protagonizan la revolución de, Chuquisaca, la primera que se produce en el continente.

25 mayo 1809

De una parte, tenemos a los del bando español, que son los siguientes:

Ramón García Pizarro, (descendiente directo de Francisco Pizarro, conquistador del Perú), Presidente de la Real Audiencia y Gobernador de Chuquisaca, hombre de avanzada edad.

Túpac Amaru

No se puede entender el fenómeno de la vasta insurrección indígena que conmovió al continente, sin mencionar a José Gabriel Condorcanqui, alias Túpac Amaru, quien se levantó en el Cuzco, proponiendo la unión de indios y mestizos en contra de los chapetones.

Dijimos en la introducción, que ninguna conquista y colonización se ha hecho en la historia del mundo, sin sangre y dolor.  España legó a estas tierras su lengua, su religión, sus instituciones.  Pero muchos de los protagonistas de la hazaña de someter a un continente nuevo, buscaban también su propio beneficio y el de su país.  Con el paso de los años, las gentes nacidas aquí, indígenas o mestizos, empezaron a plantearse la necesidad de gobernarse a sí mismos y dar fin con los impuestos y gabelas que favorecían a un país situado al otro lado del Océano.  Con esa idea, todavía embrionaria s