Canto a Avaroa - Canto a Eduardo Avaroa

Canto a Avaroa

(23 de marzo)

Letra: Gregorio Reynolds

Música: Luciano Bustios

 

Ensalcemos el épico gesto del

orgullo de un héroe, el desdén del

que solo, indomable y enhiesto por

su tierra luchó contra cien.

 

Se tino la corriente del Loa

con la sangre del noble adalid

del intrépido Eduardo Avaroa

destrozado en homérica lid.

 

Temeraria proeza del grande del

insigne patriota que fue tras la luz

como el cóndor del

Ande solitario y bravío en su fe.

 

Lealtad y altivez tuvo el hombre que

esa fe nos legó al escribir más allá

de la muerte su nombre y venganza

clamó al porvenir.

 

Coro:

Calama es la historia del

bravo campeón que

impuso la gloria de

nuestro pendón.

 

Sobre esa ribera

que fuera su hogar

la invicta bandera

veremos flamear. (bis)

 

Canto a Eduardo Avaroa

Letra y Música: Prof. Luis Felipe Arce

 

Cantemos...

Un himno nuevo, al valor;

Buscando...

Un ritmo bello, de amor.

 

Al hombre que supo audaz defender,

La Patria amada que le vio nacer;

Llenemos de amor y gloria

Al hombre que supo morir.

 

Avaroa es el sol de gloria

Que en los campos de muerte brillo

Preludiando canción de victoria

Que el coraje su frente ciño.

 

Es por eso que Eduardo Avaroa,

Ira en los pliegues del bello pendón

Reflejando su imagen de gloria,

Palpitando su gran corazón.

 

Vocabulario

Audaz: Osado.

Coraje: Valor. Rabia.

Ciño: Gesto de disgusto hecho arrugándola frente.

Imagen: Símbolo, figura. Representación de las personas y objetos en la mente.

Preludiando: Preparar, iniciar.

Pliegues: Doblez en una cosa normalmente lisa o plana. Tabla: los pliegues de una falda.

Pendón: Bandera, estandarte pequeño.

 

Biografía de los autores

Prof. Don Luis Felipe Arce

Nació en la Villa Imperial de Potosí, el 25 de agosto de 1900 y falleció el 1o de septiembre de 1966.  Sus estudios musicales los realizó en la Escuela Nacional de Maestros “Mariscal Sucre” de la ciudad de Sucre; egresando como profesor de Educación Musical; acentuándose en ese lapso su vocación artística.  Posteriormente, aviado de más conocimientos musicales, logra viajar a Buenos Aires Argentina, a especializarse en diversos campos del amplio Arte Musical en el Conservatorio Nacional de Música.  De sus obras se destacan: “Canto a Murillo”; “Canto a Eduardo Avaroa”; y diferentes obras de carácter escolar.  El año 1956, pública un álbum musical que lo denomina: “Canciones escolares para las escuelas de Bolivia”.

Etiquetas