Canto a Avaroa - Canto a Eduardo Avaroa

Canto a Avaroa

(23 de marzo)

Letra: Gregorio Reynolds

Música: Luciano Bustios

 

Ensalcemos el épico gesto del

orgullo de un héroe, el desdén del

que solo, indomable y enhiesto por

su tierra luchó contra cien.

 

Se tino la corriente del Loa

con la sangre del noble adalid

del intrépido Eduardo Avaroa

destrozado en homérica lid.

 

Temeraria proeza del grande del

insigne patriota que fue tras la luz

como el cóndor del

Ande solitario y bravío en su fe.

 

Lealtad y altivez tuvo el hombre que

esa fe nos legó al escribir más allá

de la muerte su nombre y venganza

clamó al porvenir.

 

Coro:

Calama es la historia del

bravo campeón que

impuso la gloria de

nuestro pendón.

 

Sobre esa ribera

que fuera su hogar

la invicta bandera

veremos flamear. (bis)

 

Canto a Eduardo Avaroa

Letra y Música: Prof. Luis Felipe Arce

 

Cantemos...

Un himno nuevo, al valor;

Buscando...

Un ritmo bello, de amor.

 

Al hombre que supo audaz defender,

La Patria amada que le vio nacer;

Llenemos de amor y gloria

Al hombre que supo morir.

 

Avaroa es el sol de gloria

Que en los campos de muerte brillo

Preludiando canción de victoria

Que el coraje su frente ciño.

 

Es por eso que Eduardo Avaroa,

Ira en los pliegues del bello pendón

Reflejando su imagen de gloria,

Palpitando su gran corazón.

 

Vocabulario

Audaz: Osado.

Coraje: Valor. Rabia.

Ciño: Gesto de disgusto hecho arrugándola frente.

Imagen: Símbolo, figura. Representación de las personas y objetos en la mente.

Preludiando: Preparar, iniciar.

Pliegues: Doblez en una cosa normalmente lisa o plana. Tabla: los pliegues de una falda.

Pendón: Bandera, estandarte pequeño.

 

Biografía de los autores

Prof. Don Luis Felipe Arce

Nació en la Villa Imperial de Potosí, el 25 de agosto de 1900 y falleció el 1o de septiembre de 1966.  Sus estudios musicales los realizó en la Escuela Nacional de Maestros “Mariscal Sucre” de la ciudad de Sucre; egresando como profesor de Educación Musical; acentuándose en ese lapso su vocación artística.  Posteriormente, aviado de más conocimientos musicales, logra viajar a Buenos Aires Argentina, a especializarse en diversos campos del amplio Arte Musical en el Conservatorio Nacional de Música.  De sus obras se destacan: “Canto a Murillo”; “Canto a Eduardo Avaroa”; y diferentes obras de carácter escolar.  El año 1956, pública un álbum musical que lo denomina: “Canciones escolares para las escuelas de Bolivia”.

Etiquetas

Relacionados

Letra: Don Gregorio Reynolds

Música: Don Mauricio Mancilla

 

Con la gran marcha militar

De los Colorados,

Avancemos rumbo al ideal

A paso marcial.

 

El ondulante palpitar

De nuestra bandera,

Lleva ya su rumor de mar

Hasta nuestro hogar.

 

Hay que escuchar el sonoro raudal

De nuestra Tricolor, tendida al Litoral

Y el del clarín que aumentará

Nuestro fervor.

 

Flor de Chuquisaca

Me voy de tu lado

Me voy llorando porque te dejo

Mi pobre corazón.

 

Si pudiera hablarte

El buen Churuquella

Te contaría lo que he sufrido

Por conquistar tu amor.

 

Quimba:

Adiós mi amor

Adiós mi adorada flor

Con el perfume de tu cariño

Yo he de sobrevivir.

 

Vocabulario

Antro: Caverna, cueva.

Doquier: Donde quiera

Letra: Dr. Ricardo Mujia

Música: Don Eduardo Berdecio

 

A la luz sonrosada de Oriente

Que acaricia tu sien virginal

Alza oh Charcas dichosa la frente

Y recuerda tu gloria inmortal.

 

Libertad, Libertad es el grito

Que se escucha doquier resonar

De las grietas andinas al llano.

Y del llano a las ondas del mar.

 

El pampero le lleva en sus alas

Hasta el antro en que ruje el jaguar

Himno al Trabajo

Letra: F. Juncos

Música: A. Joly

 

Trabajemos, trabajemos

No haya tregua en la labor.

Trabajemos, trabajemos

Que el trabajo es la ley de Dios.

 

No te detengas, dale sin reposo

Luz a la mente y a la mano acción.

Que el es trabajo, la oración del fuerte

Y el pensamiento nos acerca a Dios.

 

Letra: Don Tomas O’Connors D’Arlach

Música: Dr. Juan Di Fiori

 

Tarijeños, la fama pregona

Nuestra gloria y heroico valor;

Bravos hijos de Méndez nos llaman

De la Patria el orgullo y honor.

 

De los héroes del quince de Abril

Tremolamos el bello pendón,

Y llevamos la noble divisa:

Patria, Ley, Libertad, Religión.

 

Ni tiranos, ni déspotas nunca

Nuestro orgullo podrán abatir,

Letra y Música: Prof. Luís Felipe Arce.

 

La victoria grandiosa de Julio

En el alma del pueblo vibró,

Nueva vida, nuevos hechos,

A Bolivia una gloria le dio.

 

Murillo mostró ante el mundo

El coraje que su alma asombró,

Y la luz de su tea bendita

A los pueblos de América alumbró.

 

Desde entonces somos libres,

Bajo un cielo sin igual,

Entonando por doquiera

La gloriosa epopeya inmortal.

 

Letra: Gastón Velasco Carrasco

Música: Don Mario Velasco O.

 

En las playas del mar boliviano,

Coronada de luz y esplendor,

en las glorias de Sucre y Bolívar

Se levanta esta noble ciudad.

 

Nuestro puerto añorado nos llama,

Que volvamos a ver nuestro mar;

Libertando esta tierra bendita,

Que el chileno invasor nos robó.

 

Antofagasta ciudad querida

Los bolivianos te amamos más;

El fervor de cada pecho se ilumina

Letra: Don Gastón Velasco Carrasco

Música: Don Edgardo Otero de la Vega

 

¡Adelante bolivianos!

Marchemos hacia el mar

Que la Patria nos reclama

El cautivo Litoral.

 

Todo anhelo y esperanza,

Volver a nuestro mar;

Que siempre, tendrá Bolivia,

Otra vez, su Mar, su Mar.

 

¡Antofagasta, tierra hermosa,

Tocopilla, Mejillones y Tal Tal,

Con Cobija y Calama

Otra vez a Bolivia Volverán!

 

Letra: Gastón Velasco Carrasco

Música: Edgardo Otero de la Vega

 

Entonemos la canción

de la fuerza naval;

que pronto nos llevará

a la dicha y bienestar.

 

Levantemos nuestra voz

por nuestro Litoral,

que pronto tendrá Bolivia

otra vez; su mar, su mar.

 

Antofagasta, tierra hermosa,

Tocopilla, Mejillones junto al mar

con Cobija y Calama,

otra vez a Bolivia volverán.