Pueblo, Nación y Patria

Hemos visto que uno de los elementos básicos para la constitución de un Estado, además del territorio y el poder público, es el pueblo.  Conocemos también la distinción entre población y pueblo.  El primer concepto tiene que ver con la demografía y se refiere al número de habitantes, a su división en edades, sexos, actividades económicas, etc.  En cambio, el pueblo, es la comunidad organizada, con derechos y deberes civiles y políticos.  El poder público se forma por el voto de los ciudadanos.

Hemos visto también que existen naciones a las que unen vínculos raciales, lingüísticos, religiosos, etc. pero que no constituyen Estados.  Y de ahí es que se confunda las nociones de pueblo y nación.  Toda nación, aunque carezca de Estado nacional (como los judíos antes de 1948, año en que se creó el Estado de Israel) es una comunidad humana, que comparte desde mucho tiempo atrás, ciertos elementos, como el mismo territorio, la lengua, la religión, las costumbres, etc.  Existe entre sus miembros una profunda solidaridad y, naturalmente, a veces se habla indistintamente del pueblo o de la nación, como si se tratara de la misma cosa.

 

Dibujo: Pueblo, Nación y Patria - Sociales - ibolivia.net

 

Pero el pueblo, en la concepción moderna, es el conjunto de ciudadanos, con derechos y responsabilidades, dentro de un Estado.

Nacionalismo

El nacionalismo es la tendencia política que exalta los valores de una nación.  Tiene un aspecto positivo cuando se trata de defender el capital humano, los recursos naturales, y el acervo cultural e histórico de una determinada comunidad, trente a cualquier intento de expoliación o aprovechamiento injustificado que provenga del extranjero.  Pero tiene también un aspecto negativo, cuando de una manera miope y aldeana, la gente de un determinado país cree que es mejor que el resto del mundo, simplemente por haber nacido en ese sitio.  Esa tendencia malsana es calificada como “xenofobia” que quiere decir “odio a los extranjeros” y “chauvinismo” palabra de origen francés que significa “patrioterismo”.  A menudo estos dos conceptos, aparecen en la prensa diaria.

La Patria

Los romanos hablaban de la “térra patrum” o sea el vínculo que los unía con la tierra y con sus antecesores.  Patria, en su acepción más general, es la tierra donde uno ha nacido, donde ejerce sus derechos y deberes de ciudadano.  Así como la familia, es la célula primigenia de la sociedad, la patria es la representación política de esa sociedad y naturalmente, hay un ligamen espiritual y una solidaridad entre todos los miembros de la comunidad hacia la patria que los cobija y representa.  Por eso dice con razón, el gran maestro español Antonio Machado: “Sabemos que no es patria el suelo que se pisa sino el suelo que se labra; que no basta vivir sobre él, sino para él; que allí donde no hay huella del esfuerzo humano no hay patria; ni siquiera región, sino una tierra estéril que tanto puede ser nuestra como de los buitres o de las águilas que sobre ella se ciernen”.

El patriotismo

El sentimiento de amor a la patria es llamado patriotismo.  Así como un buen cristiano no es aquel que cree serlo por el sólo hecho de ir a la misa los domingos, tampoco el buen patriota es aquel que cree cumplir con la patria asistiendo a un desfile anual.  El patriotismo se expresa en la buena conducta ciudadana, en el afán de ayudar en todo momento y a la medida de las propias posibilidades a que el país sea cada vez más próspero el pueblo más feliz.  Se hace patria comportándose correctamente en todos los actos de la vida social, ayudando a los pobres y a los ancianos, plantando árboles y cuidando el ornato de calles y plazas, en fin, poniendo cada cual, su grano de arena, todos los días, para que todos vivan mejor.

La integridad territorial

La nación, convertida en Estado, requiere para su realización política, de un territorio dentro del cual, el pueblo realiza sus actividades.  Las Fuerzas Armadas defienden las fronteras de ese territorio, pues ese es su deber y todos los ciudadanos, en caso de invasión de un país extraño, acuden también a la defensa de la integridad territorial.  Pero la obligación de los ciudadanos y particularmente de los gobiernos es permanente, en relación a las fronteras a fin de evitar   que la ambición de otros Estados se vuelque sobre las regiones nacionales que, por falta de atención y de vigilancia, se constituyen en “tierra de nadie”.  Todas las zonas del país deben estar vivificadas con la presencia de las instituciones y los ciudadanos de Bolivia.  De otra manera, como sucedió en la costa litoral y en el Acre, pueden perderse a manos de aventureros o por la infiltración de elementos extraños. Utti Posidetis Jure.

El latín era, hasta casi el siglo pasado, el idioma de la diplomacia y de las relaciones internacionales, debido a la influencia de la Iglesia católica y esta expresión del subtítulo quiere decir, en esa lengua “lo que poseo por derecho”.  Ahora bien, en tiempos de la conquista ¿quién concedía ese derecho? Precisamente, a falta de otra autoridad universal, el Sumo Pontífice, cuyas resoluciones acataban los monarcas católicos.

Así se dividió el territorio de América entre los reinos de España y Portugal, mediante un tratado sancionado, por el Papa.  En lo que respecta a la parte española, una vez producida la independencia qué antecedentes podían remontarse los pueblos liberados? Necesariamente a las divisiones que hicieron los propios españoles, de suerte que el Virreinato de Nueva España sirvió para formar México, el del Perú para el país de ese nombre, el de Buenos Aires, para la Argentina, la capitanía de Chile, para lo que es hoy ese país, la gobernación de Nueva Granada, para constituir Colombia y la Audiencia de Charcas, para formar Bolivia.  Si no se hubieran aceptado esos límites los pueblos de las nacientes repúblicas se habrían visto envueltos en guerras interminables, cosa que ha sucedido en varios casos, pues tales límites fueron reclamados a veces por dos países, como en el caso de Bolivia y Paraguay con respecto al Chaco.

Lecturas

En el seno de la sociedad boliviana hay un fecundo y poderoso principio de vida que lucha sorda pero incesantemente contra el espantoso egoísmo de los hombres públicos, una necesidad ardiente de libertad que no es parte a entibiar la fría y amarga experiencia de crueles infortunios; un profundo y general sentimiento de amor al suelo patrio que más y más se adora cuanto es más desgraciado y cuya independencia llega a ser una pasión en los corazones.

Gabriel Rene Moreno

El culto místico de la patria, como abstracción ajena a la realidad social, fue siempre característico de tiranuelos que inmolaron los ciudadanos y deshonraron las naciones. Aunque invoquen la patria para cubrir su bastardía moral, son enemigos de la nacionalidad los que no presienten el devenir de su pueblo, los que lo oprimen, los que lo engañan, los que lo explotan, enemigos también los que sirven y adulan a los poderosos y a los déspotas: histriones o lacayos, cómplices o mendigos.

José Ingenieros (argentino)

De cabeza al diccionario

Averigua y anota el significado de las siguientes palabras: Expoliación. - Provenir. - Miope. - Ligamen. - Primigenia. - Vivificar. - Tiranuelo. - Bastardía. - Histrión. - Lacayo.

Cuestionario

1. ¿Qué diferencia hallas entre población y pueblo?

2. ¿Todos los nacionalismos son buenos?

3. ¿Cómo definirías a la patria y el patriotismo?

4. ¿En qué formas puede demostrarse el patriotismo de una persona?

5. ¿Qué debe hacerse para defender la integridad territorial?

Temas para la reflexión

Discutamos en clase la lista siguiente que, bajo el título de “Las cosas del alma” distribuye en todas las escuelas del Japón el Ministerio de Educación de ese país, como normas de conducta para los escolares japoneses:

1. Amar a la naturaleza, animales y plantas; 2. Ser honestos y sinceros; 3. Permanecer independientes; 4. Ser precisos; 5. Mantenerse alegres; 6. No despilfarrar dinero ni objetos; 7. Ser gentiles; 8. Ser fieles a los amigos; 9. Estudiar lo mejor posible; 10. Respetar a sus padres; 11. Mantenerse limpios, por dentro y por fuera; 12. Creer que todos son iguales; 13. Amar a la escuela; 14. Amar al Japón; 15. Amar a la humanidad.

¿Qué opinas de estas normas? ¿Estás de acuerdo con todas? ¿Añadirías alguna otra? ¿Qué has oído o leído sobre el Japón y los japoneses? ¿Es un país pobre? ¿Es un pueblo culto?

Ronda de Paz

(Por Óscar Alfaro)

Contra la muerte y la guerra

Blancas rondas de escolares

Envuelven como collares

el globo azul de la tierra

 

Son los chiquillos felices

Que ignoran las distinciones

De razas y religiones

De credos y de países

 

Desprecian el fanatismo

De los hombres inhumanos

Que matan a sus hermanos

En nombre del patriotismo

 

Un coro de corazones

Empapa todos los vientos

De risas y de canciones

De luces y sentimientos...

 

Y con un amor profundo

Los niños universales

En cadenas musicales

Unen los pueblos del mundo....

 

De cabeza al diccionario

Averigua y anota el significado de las siguientes palabras: explosión demográfica. - hipotético. - pudor.

Cuestionario

1. ¿Cuál de las historietas de Mafalda te gustó más y por qué?

2. ¿Qué piensas tú de la escuela?

3. Si tú fueras nombrado Director, ¿qué cosas cambiarías para que los alumnos se sientan más contentos y aprovechen mejor el tiempo que pasan en la escuela?

4. Y si fueras nombrado Profesor de Ciencias Sociales, ¿qué harías para que las clases fueran más amenas y provechosas?

Tareas en equipo o individuales

Redactar un breve ensayo sobre la escuela, los pros y los contras de la educación dentro del actual sistema educativo.
(El mejor trabajo servirá para el Periódico Mural)

Temas para la reflexión

Leamos en voz alta, en clase, el siguiente artículo de la periodista chilena Isabel Allende:

Preguntas impertinentes

Los indios de las tribus salvajes les enseñan a sus hijos a cazar, pescar, despulgarse, moler maíz, etc.  En resumen, todas aquellas cosas que pueden servirles de algo en la vida.  A nosotros en cambio, durante doce años de escuela, nos meten en la cabeza el sistema reproductor de la mosca, el número de los habitantes de Mauritania y cuánto se demora un tren en pasar por un puente de 15 metros si viaja a 185 kilómetros por hora. ¿Para qué digo yo? Supongo que muy pocas personas desean criar moscas reproductoras.  La población de Mauritania aumenta con la explosión demográfica, así es que en el caso hipotético que alguna vez vayamos a ese lugar, lo más seguro es que el dato esté obsoleto.  Y en cuanto a los trenes y puentes. . . bueno. . . me imagino que para eso están los empleados de ferrocarril.

A uno nadie le enseña las cosas realmente útiles de la vida, como arreglar una llave que gotea, o sacar un corcho que está atascado, cortarle el pelo al perro, al niño o al marido, llenar formularios, inventar disculpas y viajar en autobús.  Me imagino que, debido a un pudor natural de los profesores, que no quieren ensuciar las almas límpidas de sus alumnos, hay temas que en el colegio ni se tocan.  Por ejemplo, la política.  Y otros se tratan tan poco y tan mal, que de todos modos uno queda en la luna.  La reproducción humana se toca a la pasada, entre largas explicaciones de cómo lo hacen las abejitas y las flores, de manera que uno tiene que ir descubriendo “los hechos de la vida” solo, de a poco y a tropezones.

A cada rato uno naufraga en las lagunas de la educación.  Cuando hay que tomar un taxi, uno piensa por qué diablos no le enseñaron a silbar en el colegio.  O desgrasar las ollas, freír huevos, encender la estufa a parafina o cambiar un neumático.

En la clase de gimnasia a los niños les enseñan a pararse de cabeza. ¿No sería mejor que aprendieran a colgarse de la pisadera de un colectivo? En vez de darnos toda la filosofía de Platón, podrían darnos una cierta dosis de filosofía para soportar loé problemas de la existencia.  Basta de raíz cuadrada, revolución francesa y química descriptiva.  Por favor, que nos enseñen a sonreír, a perdonar, a compartir y a soñar ...

Etiquetas