La cultura

España transmitió naturalmente, a sus colonias el grado de cultura que poseía.  Fundó Universidades, Colegios mayores, bibliotecas, establecimientos textiles (llamados también “Obrajes”, de ahí el nombre del barrio de La Paz) pintura y escultura, así como algunas Academias científicas, a partir del siglo XVIII.  Era una época de intolerancia religiosa en Europa y habían, en verdad, aun para la gente con recursos, pocas oportunidades para lograr una buena educación o una sólida cultura.

La cultura, Museo Nacional, Plaza Murillo, arquitectura colonial - Ciencias Sociales - Ibolivia.net

En América, y particularmente en el Alto Perú, existían unas pocas escuelas de primeras letras, generalmente a cargo de un sacerdote, en las que se enseñaba a leer y escribir, las cuatro operaciones y se iniciaba a los niños en el catecismo cristiano.

El analfabetismo era pues general y solamente los hijos de los españoles y los de los criollos ricos, podían ir a las escuelas y aspirar a los estudios superiores.

Las niñas no tenían derecho ni obligación de ir a la escuela.  Se consideraba incluso perjudicial que aprendieran algo y bastaba que supieran realizar algunas labores domésticas para prepararse al matrimonio.

Las Universidades

Los españoles fundaron durante la colonia, varias universidades en el continente, distinguiéndose entre ellas la de San Marcos de Lima y la de San Francisco Xavier, en Chuquisaca.  En estos centros se estudiaba derecho, teología y retórica y para los egresados no había prácticamente otros caminos que la abogacía y el sacerdocio.  A la Universidad de Chuquisaca acudían estudiantes de Buenos Aires y también del Bajo Perú y su influencia fue muy grande, incluso en el período de la independencia pues, a sus claustros llegaron las nuevas ideas que popularizaba la revolución francesa.

Patio central, Universidad de San Francisco Xavier en Sucre, arquitectura colonial - Ciencias Sociales - Ibolivia.net

Fue fundada por el padre jesuita Juan de Frías Herrén bajo el reinado de Felipe IV (1624) en España.  Los jesuitas dirigieron la enseñanza en este Centro hasta su expulsión.

La Universidad fue famosa por su cátedra de derecho, y siendo Charcas, sede de la Real Audiencia, los estudiantes se hallaban muy cerca de todos los pleitos y debates que se producían en esa capital.

La Academia Carolina

Dos siglos más tarde, se fundó la Academia Carolina, (1776), institución especializada en las prácticas y estudios jurídicos.  Había una severa vigilancia en cuanto a los textos que podían leer y consultar los estudiantes, pero es evidente, que llegaban de contrabando muchas obras europeas prohibidas por las autoridades y de esa manera los estudiantes conocieron los libros de Rousseau y de Voltaire y volúmenes de la Enciclopedia francesa.

La misma observación que hicimos sobre la cultura en general, puede aplicarse a las ciencias, que, siendo muy elementales en la propia España, eran aún más primarias en las colonias.  La medicina estaba en sus pañales, se ignoraban las leyes de la física y las industrias permitidas eran rudimentarias.  En cambio, en las artes y en la literatura los siglos de dominación española crearon nuevas formas de expresión con la mezcla de sangres y construyéronse bellas iglesias con piedras talladas por los indios.  En la pintura religiosa también sobresalieron los nativos, copiando a los maestros europeos, pero dejando también la huella de su propio espíritu.

Entre los grandes cronistas del Alto Perú, en el siglo XVI, figuran Juan Polo de Ondegardo, Juan de Matienzo y Ruy Díaz de Guzmán.

La obra literaria más importante de América en el siglo XVIII es la “Historia de Potosí” de Bartolomé Arzans y Vela.

Un interesante personaje alto peruano fue Bernardino Cárdenas, quien, nacido en La Paz fue Obispo de Asunción y bajo cuya administración eclesiástica se produjo la expulsión de los jesuitas.

Otro personaje notable fue el padre agustino Antonio de la Calancha, autor de la “Crónica Moralizada” acerca de la obra de los agustinos en América, así como el Fiscal de la Audiencia Víctorian de Villalva, autor de “Apuntes para una reforma de España” y el padre Álvaro   Alonso Barba, que escribió el “Arte de los metales”.

Finalmente, un personaje que cabalga entre la colonia y la república es Vicente Pazos Kanki, aymara puro, doctor en leyes, autor de varias obras y periodista en Buenos Aires.  Sirvió a Bolivia como Cónsul en Inglaterra, donde murió.

En la pintura y la escultura sobresalen Melchor Pérez de Holguín, equiparable a los grandes maestros europeos, el escultor indio Francisco Tito Yupanqui, autor de la imagen de la Virgen de la Candelaria, y el pintor Gaspar Miguel de Berrio.

(Lecturas)

La Universidad de Chuquisaca

Desde millares de kilómetros de distancia, atravesando a lomo de mulá altas cordilleras, altiplanicies inmensas, regiones despobladas, venían hasta la vieja capital de los Charcas, los peregrinos de la idea, los buscadores del saber y la ciencia.

Así Chuquisaca se hizo una nueva Meca.  Y su Universidad fue un santuario.

Ser doctor de la Universidad Mayor, Pontificia y Real de San Francisco Xavier era un título que confería una real consagración.  Con él podía uno elevarse a situaciones altísimas.

Por eso, los grados que discernía esta Universidad dieron en ser de los más codiciados por propios y extraños.  Los mismos doctores peninsulares afanábanse por obtenerlos, para gozar así de las franquicias y privilegios anexos a tales grados.

De esta manera la Universidad se hizo a la vez un palenque, ya no sólo de disputas intelectuales, sino también de intereses encontrados, de envidias, de ambiciones, de odios y de venganzas.

Jaime Mendoza (boliviano) “Chuquisaca”

Habitantes de las altas y escarpadas montañas de Bolivia, moradores de los valles que bañan las aguas cristalinas del nevado y encumbrado Illimani y Hancohuma, que vivís en climas donde la naturaleza por un privilegio especial  tiene templados los ardores de la zona tórrida con nieves permanentes, para producir a un mismo tiempo, la cebada como la naranja, la papa amarga como la caña dulce, la cañahua fresca como el ardiente café; que viste nuestros campos con la paja áspera y el cedro elevado; que llena vuestra atmosfera con el olor de plantas balsámicas y febrífuga quinua; que puebla vuestras breñas y páramos con el ligero guanaco y la veloz vicuña; con la útil llama y la alpaca lanuda; que produce todos los metales preciosos, cebo goloso de los pueblos civilizados; a vosotros, me dirijo desde estas tierras lejanas para narraros cuanto mi débil capacidad ha podido comprender y combinar en reinos y pueblos que son enteramente diferentes de los nuestros en clima, lengua, leyes, religión, usos y costumbres.

Estas memorias pues, sólo tienen por objeto recordar con sinceridad y verdad cuanto he creído digno de poner en conocimiento a mis compatriotas, sin cuidar de presentar mis pensamientos con la ostentación literaria con que engalanan sus obras los que se ocupan en pesar las frases, medir los períodos y aguzar los conceptos: yo no pertenezco a esta clase de escritores; mi lenguaje será tosco e inculto como nuestras breñas, y como ellas tendrá el sello de la naturaleza que es la sencillez e ingenuidad.

Mi primer intento fue escribir en nuestro idioma nativo, pues, que, habiendo nacido entre vosotros, de una familia indígena, mamé la leche inocente de nuestras “tayas” y con ella aprendí el lenguaje en que nuestros antepasados se expresaban en el antiguo imperio peruano.  Los acentos de este idioma original tan sonoros para mí, no cesan de latir en mis oídos y como por un encanto, me parece que aún estoy escuchando los discursos patéticos a que frecuentemente asistía en mi primera edad en el antiguo Cuzco, metrópoli de los Incas, a donde fui a aprender los rudimentos del saber europeo.  Dificultades insuperables me hicieron abandonar este intento y preferir el castellano como el idioma general desde la bahía de San Francisco hasta el cabo de Hornos; idioma que se perpetuará en el Nuevo Mundo como herencia y señal, como dominación de los peninsulares, de aquellos valientes y osados españoles que, surcando mares, arrastrando peligros y sufriendo todas las calamidades y climas que les eran desconocidos, plantaron allí su religión, lengua y costumbres.

La cultura, Vicente Pazos Kanki, arquitectura colonial - Ciencias Sociales - Ibolivia.net

Vicente Pazos Kanki (boliviano) “Memorias”

Los diez personajes de la colonia

Durante los tres siglos que duró el régimen colonial hubo naturalmente, muchas personalidades ilustres.  De los nacidos en esta tierra y que se distinguieron por su talento o su acción política, hemos escogido diez cuyos nombres vale la pena recordar:

Bartolomé Arzans y Vela (Maestro e historiador, autor de la monumental “Historia de la Villa Imperial de Potosí”).

Melchor Pérez de Holguín (pintor cochabambino - potosino).

Bernardino de Cárdenas.  Sacerdote y escritor paceño, Obispo de Asunción (que tuvo destacada actuación política frente a los jesuitas).

Pedro Nolasco Crespo (naturalista paceño)

Francisco Tito Yupanqui (escultor paceño, autor de la imagen de la Virgen de Copacabana).

Julián Apaza, alias Tupac Catari (jefe de la rebelión indígena de 1781, paceño).

Gaspar Escalona y Agüero (economista y jurista chuquisaqueño).

Antonio de la Calancha (escritor chuquisaqueño, autor de la “Crónica moralizada”).

Alejo Calatayud (artesano cochabambino, precursor de la independencia).

Juan Huallparrimachi (poeta potosino, lugarteniente de Juana Azurduy de Padilla).

De cabeza al diccionario

Averigua y anota el significado de las siguientes palabras: Retórica. - Contrabando. - Cabalgar. Meca. - Palenque. - Escarpada. - Cebo. - Febrífuga. - Aguzar. - Calamidad.

Cuestionario

1. ¿Qué nivel cultural alcanzó la gente en la colonia?

2. ¿Qué ciase de educación se pedía a las mujeres?

3. ¿Qué importancia tuvo la Universidad de Charcas?

4. ¿Cuál es el libro más importante de América en el siglo XVIII?

5. ¿Podrías citar algunas personalidades de la colonia en el Alto Perú?

Curiosidades de la historia

Fray Bernardino de Cárdenas, nacido en La Paz y Obispo de Asunción, tuvo una personalidad extraordinaria y Augusto Guzmán le ha dedicado una biografía bajo el título de “El Kolla mitrado”.  Fue también Obispo de Santa Cruz y en Asunción, además de expulsar a los jesuitas, se enemistó con el gobernador Gregorio Hinestrosa, a quien hizo sitiar en su palacio, con sus partidarios.  No vacilaba en tomar las armas cuando era necesario.  Era un gran predicador y dominaba varias lenguas: guaraní, aymara, quechua, pukina y tacana.  Murió a sus 105 años, en Arani.

Conócete a ti mismo yo y mi carácter

Este es un juego intelectual que se prolongará a lo largo del año: por sorteo, cada uno de los alumnos escribirá un pequeño texto (no menos de una página ni más de tres) sobre su carácter. ¿Se considera una persona apacible? ¿violenta? ¿equilibrada? Siempre “sale con su gusto” ¿en cualquier discusión? En lugar de razonar o siquiera discutir prefiere “atropellar” para imponer su criterio? Considera que siempre tiene razón? Cree que un hombre vale más cuantos más amigos tiene? o al revés, cuantos más enemigos tiene? Piensa que se puede hacer daño a los demás si eso favorece a su propio ascenso? Cree que solamente hay que guardar consideraciones a los propios amigos? Cómo solucionaría el problema de la mendicidad en los ancianos? en los niños? Cómo expresa su furia? gritando? zapateando, arrojando objetos?.  Haga una demostración ante la clase. ¿Qué virtudes aprecia en los demás? ¿Qué vicios detesta más?

Visitas y excursiones

A edificios y lugares artísticos e históricos de la época colonial que han sido declarados “Monumentos Nacionales”:

En La Paz:

Casa de la calle Jaén, Casa de Osayesta, Palacio de Gobierno, Casa del Marqués de Villaverde, Casa de los Condes de Arana, Museo Nacional, Casa del siglo XVIII, calle Comercio N°. 1014, esq. Yanacocha, Casa de la callePotosí - Sanjinés, Casa de la calle Jenaro Sanjinés N°. 566, Casa de la calle Socabaya 457.

En Potosí:

Casa de López de Quiroga, Casa de Alonso Ibáñez, Casa de los Condes de Lizarazu, Casa de los Condes de Otavi, Casa Nacional de Moneda, Casa N°. 136 de la calle Chuquisaca.

Organización de clubes estudiantiles - La cultura, arquitectura colonial - Ciencias Sociales - Ibolivia.net

Organización de clubes estudiantiles

Al iniciar el año escolar pidámosle a nuestro profesor su colaboración para formar algunos clubes, de acuerdo a las inclinaciones y aficiones que tiene cada uno.  Podríamos pensar en un Club Musical para formar un coro y escuchar música; un Club de filatelia y Numismática; otro de Teatro y Declamación; un cuarto de Lectura (que además ayuda al Banco del Libro) un Club de Matemáticas, de Astronomía, etc.  Estos clubes pueden reunirse una vez a la semana, o también quincenal o mensualmente.

Etiquetas
.

Relacionados

Hemos visto que uno de los elementos básicos para la constitución de un Estado, además del territorio y el poder público, es el pueblo.  Conocemos también la distinción entre población y pueblo.  El primer concepto tiene que ver con la demografía y se refiere al número de habitantes, a su división en edades, sexos, actividades económicas, etc.  En cambio, el pueblo, es la comunidad organizada, con derechos y deberes civiles y políticos.  El poder público se forma por el voto de los ciudadanos.

El Estado

Hemos visto que el hombre, por su inteligencia y también por su inermidad ante los elementos naturales y ante los animales, procuró siempre vivir en comunidad, y así, desde la más lejana antigüedad encontramos grupos familiares, clanes, tribus, etc.  El Estado moderno no es más que la culminación de ese proceso y podemos compararlo a una gran familia.

Después del triunfo en Junín y Ayacucho, el Mariscal Sucre, recibió de Bolívar la orden de ingresar- al Alto Perú, donde el Gral. Pedro Olañeta aún permanecía con su ejército realista. En la población de Puno, Sucre conversó con el Dr. Casimiro Olañeta quien le hizo conocer el criterio de las provincias que formaban el Alto Perú, de erigirse en república independiente.

1783 – Nace, en Caracas, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad de Bolívar y Palacios.

1810 – Se forma en Caracas la primera Junta de Gobierno.  Francisco de Miranda llega a Caracas, llamado por Bolívar.

1811 – Proclamación de la Independencia.  Francisco de Miranda es derrotado por los realistas y capitula.

1812 – Bolívar se exilia en Curazao.  Triunfo patriota en Tenerife, luego en el Valle de Upar y Laguna Zapatoza.

San Martin y el ejército de Los Andes

José de San Martín, el libertador argentino, fue educado en España, donde siguió la carrera de las armas y posteriormente, alcanzó el grado de teniente coronel por su valor frente a las tropas napoleónicas.  De España, viajó a Londres, donde ingresó a la “Gran reunión americana”, grupo político alentado por el precursor venezolano Francisco de Miranda, y al que también pertenecía el chileno Bernardo O'Higgins.

No habiendo logrado los dos primeros ejércitos auxiliares argentinos sus objetivos, se ganaron más bien la animadversión de los habitantes del Alto Perú por las tropelías y abusos que cometieron sus soldados.  Surgió entonces una nueva forma de lucha, a la que se entregaron los altoperuanos, obligados por la desesperación: la de las guerrillas.

Grupos de combatientes, con pocas armas, arrebatadas muchas veces al enemigo, ocupaban una región a la que llamaban “republiqueta” y hostilizaban incansablemente a las tropas regulares españolas, debilitándolas cada vez más.

Los Ejércitos Auxiliares Argentinos

Varios alto peruanos tuvieron papel importante en la revolución de Buenos Aires, cuya primera junta Gubernativa fue presidida por el potosino Cornelio Saavedra (1810).  El movimiento de Buenos Aires fue secundado de inmediato por Cochabamba, ciudad que reconoció la autoridad de esa capital.  Esteban Arze y otros patriotas tomaron la plaza y en los campos de Aroma, derrotaron a los realistas.

Charcas

Imaginemos una obra de teatro, para poder entender bien a los personajes que protagonizan la revolución de, Chuquisaca, la primera que se produce en el continente.

25 mayo 1809

De una parte, tenemos a los del bando español, que son los siguientes:

Ramón García Pizarro, (descendiente directo de Francisco Pizarro, conquistador del Perú), Presidente de la Real Audiencia y Gobernador de Chuquisaca, hombre de avanzada edad.

El despotismo hispano

La primera causa para la independencia se encuentra en el despotismo con que España gobernó sus colonias, imponiendo instituciones, impuestos, monopolios en su favor, y no permitiendo que esas regiones pudieran aspirar a crear industrias propias.  Estaba coartada la libertad de comercio y buena parte de los privilegios y cargos del gobierno correspondían a los españoles, salvo contadas excepciones y era terrible el estado de sometimiento a que había quedado postrada la mayoría indígena, lo que ocasionó varias insurrecciones anteriores.

Túpac Amaru

No se puede entender el fenómeno de la vasta insurrección indígena que conmovió al continente, sin mencionar a José Gabriel Condorcanqui, alias Túpac Amaru, quien se levantó en el Cuzco, proponiendo la unión de indios y mestizos en contra de los chapetones.