Gobiernos de Villarroel, Junta Civil, Hertzog

1. Gobierno de Villarroel.

2. Gobierno de una Junta Civil.

3. Gobierno de Hertzog.

Como resultado del impacto nacional producido por la Guerra del Chaco, las generaciones sobrevivientes de aquella contienda y las nuevas juventudes que se incorporaban al acontecer de la vida del país, adoptaron un nuevo estilo político, acorde con las nuevas ideas socio-económicas que se imponían en el mundo todo.

Ese nuevo estilo político se concretó en la formación casi simultánea de tres grandes agrupaciones, integradas en su mayoría por los ex combatientes y las nuevas generaciones: Falange Socialista Boliviana, jefaturizada por Carlos Puente; Movimiento Nacionalista Revolucionario, dirigido por Víctor Paz Estenssoro; y Partido Revolucionario de Izquierda, liderizado por José Antonio Arze, fueron las nuevas entidades que buscaban la capitalización humana que iba a reemplazar a los Partidos Liberal y Republicano, gobernantes hasta entonces de la conducción de la República.

En la madrugada del 20 de diciembre de 1943, los hombres del MNR, apoyados por las fuerzas jóvenes del Ejército Nacional, capturaron el poder tras acciones en las que por suerte no hubo derramamiento de sangre, pues ya se hallaba en descomposición el anterior gobierno.

Un militar joven, el Mayor Gualberto Villarroel, ex-comandante de un batallón del glorioso “Ayacucho”, en la Guerra del Chaco, fue elegido para que presida la Junta de Gobierno integrada por José Tamayo, Ministro de Relaciones; Víctor Paz Estenssoro, de Hacienda; My. Alberto Taborga, de Gobierno, Justicia e Inmigración; My. José Celestino Pinto, de Defensa Nacional; Gustavo Chacón, de Economía; Carlos Montenegro, de Agricultura y Colonización; My. Antonio Ponce, de Obras Públicas y Comunicaciones; Víctor Andrade, de Trabajo, Higiene y Previsión Social; My. Jorge Calero, de Educación y Asuntos Indígenas; Augusto Céspedes, Secretario General de la Junta.

Lo primero que hizo el nuevo gobierno fue reconocer una indemnización a las viudas, huérfanos y otras víctimas de la masacre producida en el distrito minero de Catavi el 21 de diciembre de 1942.

Asimismo, fue declarada en vigencia la Constitución Política del Estado del año 1938.

Otra disposición fue la de conceder un Aguinaldo de Navidad a todos los funcionarios públicos.

La Junta de Gobierno presidida por Villarroel convocó a elecciones para Senadores y Diputados, las cuales se efectuaron en toda la República el 2 de julio del 1944.  Los elegidos debían funcionar en asamblea conjunta, con las facultades y prerrogativas propias de una Convención Constituyente, durante el tiempo de 90 días, para luego constituirse sus componentes en las respectivas funciones de Senadores y Diputados.

Una vez convocadas las elecciones mencionadas, la misma Junta de Gobierno expidió el 5 de abril un decreto en el que disponía que, desde ese día, el Presidente de la Junta asumía las funciones de Presidente Provisorio de la República, disolviéndose en consecuencia dicha Junta de Gobierno, algunos de cuyos integrantes quedaron como Ministros de Estado.

Al día siguiente de este suceso, se produjo el lamentable fallecimiento de Carlos Puente, fundador de FSB, habiendo quedado desde entonces como jefe de esta entidad política Oscar Unzaga de la Vega.

Una vez instalada el 5 de agosto de 1944 la Convención Constituyente, esta alta corporación nacional eligió como Presidente Constitucional de la República al Mayor Gualberto Villarroel, quien, desde el día indicado ejerció estas funciones.

Lamentablemente, el 19 de noviembre de 1944 se inició en la ciudad de Oruro un conato revolucionario, con proyecciones nacionales, para derrocar el gobierno del Presidente Villarroel. Debelada la conspiración y frustrada la tentativa revolucionaria, fue natural que los organismos de seguridad del Estado detuvieran a personajes políticos de la oposición tanto en La Paz, como en Oruro y otras ciudades.

Lastimosamente la Dirección General de Policías y la Jefatura de Policía de La Paz, integradas por militares jóvenes de la Logia “Razón de Patria” (RADEPA), sin siquiera consultar al Presidente de la República ni al Ministerio de Gobierno, tomaron por su cuenta, y con el propósito de “dar un escarmiento a la oposición”, como se dijo, eliminar físicamente a casi una decena de los presos políticos.

El gobierno de Villarroel se distinguió por el interés que puso en favor de los asalariados y campesinos, habiéndose efectuado el primer Congreso Nacional Indigenista en la ciudad de La Paz, mayo de 1945. Asimismo, en la Constitución aprobada por el Congreso Constituyente se determinó la igualdad jurídica de los hijos legítimos y los naturales.

Concluyó su gobierno el 21 de julio de 1946 en forma excepcionalmente dramática, pues se produjo un alzamiento apoyado por elementos alienados en los sectores del capitalismo extranjero y a la vez por extremistas de izquierda.  Este doble frente de oposición, previa una larga y bien organizada etapa subversiva, dio fin a la vida de Villarroel, colgándolo en un farol de la plaza Murillo.

2. Gobierno de una Junta Civil. — En la madrugada del 22 de Julio de 1946 se organizó una Junta Provisional de Gobierno, la misma que estuvo integrada por Tomás Monje Gutiérrez, como Presidente, y en su calidad de Presidente de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz; Néstor Guillén y Cleto Cabrera García, representantes de dicho Poder Judicial; Luis Gosálvez Indaburo, representante de la Universidad Mayor de San Andrés; Aniceto Solares por el Magisterio Nacional; Eurelio Alcoba por la Confederación Sindical de Trabajadores de Bolivia; y Roberto Bilbao La Vieja como Secretario de la Junta de Gobierno.  Por breves días y a causa del precario estado de salud de Monje Gutiérrez, asumió la Presidencia de la Junta, Cleto Cabrera García, Decano de la Corte Superior del Distrito.

Días después, el 6 de agosto, Bilbao La Vieja fue nombrado por la Junta como Ministro de Gobierno, Justicia e Inmigración, organizándose de in-mediato procesos a numerosos civiles y militares que ejercieron cargos de jerarquía en la administración pública y en el ejército, los mismos que fueron encarcelados hasta marzo de 1947.

Como en las acciones revolucionarias del 18 al 21 de julio se produjeron varios muertos y numerosos heridos, la Junta de Gobierno expidió un decreto supremo creando un Comité de Auxilio a las víctimas de la revolución, presidido por el Ministro de Trabajo, Salubridad y Previsión Social.

Al mes exacto de dicha revolución, la Junta de Gobierno aprobó el decreto supremo por el cual convocaba a elecciones de Presidente y Vicepresidente de la República y de Senadores y Diputados, las mismas que se realizaron el 5 de enero de 1947.

El Partido Socialista, fundado en las postrimerías de la década de 1930, se adhirió al Partido Republicano existente desde 1914, con cuyo acto su nueva denominación fue la de Partido de la Unión Republicano Socialista (PURS), habiendo nominado como candidatos a la Presidencia a Enrique Hertzog, y a Mamerto Urriolagoitia a la Vicepresidencia.  El primero representaba al republicanismo y el segundo al socialismo.

El partido Liberal formó alianza con el Revolucionario de Izquierda presentando la siguiente fórmula: Para Presidente Luis Fernando Guachalla y para Vice José Antonio Arze.  En los cómputos electorales se impuso por escasa mayoría nominada por el PURS.

Poco después de haberse efectuado la mencionada convocatoria electoral, se produjo un lamentable suceso el 27 de septiembre de 1946, habiendo sido atacado el Panóptico Nacional para extraer y victimar en la Plaza Murillo a dos de los militares de la RADEPA que se hallaban presos desde el 21 de julio.  Este dramático episodio se originó en la infortunada actuación de un militar dado de baja, de quien se dijo tuvo la intención de victimar al Presidente de la Junta de Gobierno, Tomás Monje Gutiérrez, pues logró ingresar sorpresivamente al despacho presidencial, lo cual le costó la vida al ser acribillado a balazos en la calle Ayacucho, por un hombre que anteriormente estuvo encarcelado por delito de traición a la Patria.

A fines de enero de 1947, los trabajadores mineros de Potosí se declararon en huelga y salieron en manifestaciones, porque el gobierno se negaba a intervenir en el aumento de salarios que solicitaban a la empresa minera del Cerro Rico, la cual se negó a conceder el pedido de sus obreros.

Ejercían entonces los cargos de Prefecto y Alcalde Municipal de Potosí elementos de jerarquía del PIR, quienes consiguieron la movilización de carabineros y de los soldados de guarnición para dispersar a los manifestantes, lo que se produjo con las consiguientes bajas de muertos y heridos.  El episodio sangriento influyó en gran manera para que disminuyeran los partidos políticos que se hallaban en el poder.

Poco tiempo antes de que los candidatos triunfantes en las elecciones presidenciales, Enrique Hertzog y Mamerto Urriolagoitia, asumieran las funciones de gobernante el primero y Presidente nato del Congreso Nacional, el segundo, la Junta de Gobierno dispuso la libertad paulatina de los militares y civiles que se hallaban detenidos, con excepción de aquellos que estaban implicados en los sucesos del 20 de noviembre de 1944 y en el incendio del Arsenal de Guerra producido en la revolución del 21 de julio de 1946.

3. Gobierno de Hertzog. —La transmisión del mando presidencial, realizada el 10 de marzo de 1947, fue un tanto significativa, pues se tenía la confianza de que se conservaría una relativa tranquilidad que serenase a la opinión pública, harto convulsionada por los colgamientos producidos el 21 de julio y el 27 de septiembre de 1946.

Hubo realmente algo de paz y tranquilidad durante algunos meses de 1947, pero, al producirse las elecciones municipales del primer domingo de diciembre, se puso en evidencia que en más de un distrito electoral las autoridades y elementos oficialistas consiguieron la anulación de varias candidaturas del MNR, cuya legalidad fue desconocida.

Al año siguiente, en 1948, al aproximarse la renovación de una mitad de los diputados, aumentó otra vez la tensión política, habiéndose producido en las elecciones del 1º de mayo algunos sucesos sangrientos en las ciudades de La Paz, Santa Cruz y Potosí.

El 20 de octubre de 1948 la ciudad de La Paz celebró el IV Centenario de su fundación, motivo por el cual el Alcalde Municipal, Luis Nardín Rivas, y el Presidente del H. Consejo Deliberante, Hugo Ernst Rivera, invitaron a los Alcaldes y Presidente de dichos Consejos de las Capitales de Departamento, a venir a La Paz a fin de dar mayor realce a la celebración de dicho cuatricentenario.  Lamentablemente, fue detenido y luego confinado el Alcalde Municipal de Potosí, Adrián Barrenechea Torres, como también algunos elementos de la oposición.

Con motivo del mismo cuatricentenario, el Comité Departamental Pro IV Centenario publicó una magnifica monografía en cuatro voluminosos tomos dirigidos por el historiador Antonio Díaz Villamil.

Asimismo, y de conformidad con la Ley de 30 de diciembre de 1948, el mencionado Comité destinó 10 millones de bolivianos para la construcción de viviendas obreras en la ciudad de La Paz.

En un acto de estricta justicia, el H. Senado Nacional aprobó la siguiente Resolución: “Conceder un premio de Seis Mil Bolivianos mensuales a la viuda e hijos menores, hasta la mayoría de estos, del que fue Antonio Díaz Villamil, prestigioso pedagogo y escritor nacional, por sus eminentes servicios prestados al país”.  La Resolución Senatorial lleva fecha de 11 de octubre de 1948 y se halla suscrita por el Presidente nato del H. Congreso Nacional, Mamerto Urriolagoitia, y por los Secretarios del H. Senado Nacional, Carlos López Arce y Manuel Díaz Canseco.

Al consignar las anteriores referencias a la obra de Díaz Villamil, los autores de estas páginas adicionales rinden su homenaje a la memoria de tan meritorio escritor.

El año de 1949 aumentó considerablemente la tensión política, pues con harta frecuencia se producían conatos revolucionarios y la conspiración de los opositores era casi permanente. El Presidente Enrique Hertzog, hombre de mucha sensibilidad humana, tal vez por tener la profesión de médico, vio que no tendría la energía necesaria para reprimir drásticamente la acción conspiratoria, en vista de lo cual dejó el mando supremo de la Nación, para entregarlo al Vicepresidente Mamerto Urriolagoitia.

Etiquetas